Entrevista a María de Jesús Patricio Martínez, vocera del CIG, para teleSUR

Agosto 18/2017


El periodista Luis Hernández Navarro entrevistó a la vocera del CIG para el programa Cruce de palabras, de teleSUR.

A su primera pregunta acerca de en qué consiste el Concejo Indígena de Gobierno, Marichuy respondió que el concejo está formado por indígenas que pertenecen a las distintas comunidades que forman parte del CNI, quienes fueron elegidos en asamblea por sus comunidades para participar en él como concejales. También explicó que los integrantes del CIG están vigilados por la asamblea, de modo que si la persona nombrada para representar a su comunidad no cumple con lo que la asamblea le manda, se le retira de ese cargo y es sustituido por otra persona. En el concejo hay 2 representantes (un hombre y una mujer) por cada una de las 93 regiones que lo conforman, y su participación es equitativa.

A la vocera se le preguntó cómo explica que sea ella la elegida como vocera, cuando lo común es pensar que las mujeres indígenas no tienen participación en sus comunidades. Su respuesta fue que como parte de esta propuesta para 2018, en la que se plantea la necesidad de  reestructurar al país, la participación de las mujeres es muy importante, por eso se acordó que los concejales fueran un hombre y una mujer de cada una de las regiones. Debido a que todo el concejo no puede ser registrado para participar en las elecciones, se tuvo que elegir a una sola persona que lo representara, y se decidió que fuera una mujer.

Se acordó que la vocera debía ser una mujer porque de esa forma podía ser la voz de las mujeres a las que se les considera de segunda y a quienes no se les permite tener participación fuera de las labores del hogar. Así, una vocera es el símbolo de esas mujeres a las que se trata como si no valieran ni pudieran aportar al país; por eso en el CIG la participación de las mujeres es muy importante, no sólo de la vocera, sino de las demás representantes de sus comunidades. Las mujeres que forman parte del concejo siguen con su vida en sus comunidades, pero han dado un paso más allá de ellas para trabajar por el bien de México y la reconstrucción del México de abajo y a la izquierda.

Luis Hernández preguntó si ella ha sentido que, a raíz de que fue propuesta como candidata del CIG, ha habido comentarios racistas por el hecho de que ella es indígena. Marichuy respondió que así ha sido desde que se dio a conocer la propuesta, pues hay quienes dicen que una mujer que no habla bien, que es indígena y que no tiene preparación no puede gobernar; sin embargo aunque piensan que esto va a continuar están preparados para enfrentar lo que venga, pues su participación es par todos, no sólo para los pueblos indígenas. Mencionó que aunque la propuesta surge de los pueblos indígenas es una propuesta para todos, que no se limita a las elecciones de 2018 ni a México, pues es una tarea grande el cambiar el sistema que nos está acabando a todos; por eso se dice que es la hora de los pueblos y lo que se busca con ello es articular a todas las fuerzas que hay en México.

El periodista le preguntó si su trabajo en medicina tradicional y su trayectoria de lucha no contaba como preparación. Ella respondió que fue la situación de represión, abandono y olvido de los pueblos indígenas lo que motivó que los pueblos indígenas se ayudaran entre sí a través del CNI, sin embargo luego de 20 años parece que todo esta peor, por lo que es tiempo de dar otro paso.

A la pregunta de cuál es la relación entre los zapatistas, el CNI y su candidatura, Marichuy respondió que desde la fundación del CNI los zapatistas han estado a su lado y que fueron ellos quienes los invitaron a participar en los foros de los que surgió el CNI. Los zapatistas han estado participando en el CNI como comunidades indígenas de Chiapas, han estado presentes en la formación del CIG y dieron su propuesta acerca de la vocera junto con el CNI.

A Marichuy se le preguntó si ve relación entre su trabajo como médico tradicional y el trabajo que se le ha asignado ahora como vocera del CIG. Ella respondió que fue su comunidad la que le encargo el trabajo de cuidar la medicina tradicional y que ella ve a México enfermo. Ella dijo que ve a México como si tuviera cáncer y que es necesario quitar ese mal, y piensa que es la organización la que puede quitar ese cáncer; que es necesaria la organización de la sociedad civil desde el lugar en que cada quien está. Que es necesaria la articulación de obreros, maestros, campesinos, amas de casa, estudiantes, para juntos erradicar ese mal, que es necesario poner de nuestra parte si queremos recuperar el país y diseñarlo desde abajo.

Sobre su opinión acerca de Donald Trump dijo que parece que está ahí para acabarnos, que parece que no quiere a nadie. 
También se le preguntó por qué se dice que su campaña no se limita a México. La vocera explicó que se va a recorrer todo el territorio nacional, pero que la idea es también visitar a otros hermanos indígenas que no están en México, sobre todo a los que están en Estados Unidos, pues ellos son también una fuerza importante y su participación es necesaria dentro de este esfuerzo de articulación que busca recuperar a México, pues hasta ahora los pueblos indígenas han sido olvidados. Dijo que en este caminar no sólo los indígenas mexicanos caben, sino también los de otros lugares, pues es un mismo sistema el que los está acabando a todos y por eso es necesario salir a articular esas fuerzas que están afuera.

A la vocera del CIG se le pidió que explicara por qué los pueblos indígenas ahora buscan esta forma de participación, si durante muchos años se negaron a participar electoralmente, cuál sería el objetivo de esta participación en 2018. Ella explicó que habían pensado que no era necesario participar en cuestiones electorales, que siguen estando en contra, pero después de 20 años de caminar juntos en el CNI los pueblos indígenas han visto que los problemas se han agravado; que hoy hay más despojo, explotación, más muertos y desaparecidos, y analizando esa situación se preguntaron qué hacer y se respondieron que no podían sólo hacer una declaración en contra de lo que sucede, que tenían que hacer algo más para evitar que los acabaran.

Mencionó que la propuesta fue hecha por los indígenas del EZLN, a quienes consideran sus hermanos mayores; la propuesta se analizó al interior del CNI y después de dos días de discutir sobre ella y buscar si había una propuesta mejor, se decidió llevarla a cabo, pero no como lo hacen los partidos políticos. Se decidieron a participar porque vieron necesario poner otra vez los problemas indígenas en la mesa de discusión, porque aunque aparentemente no pasa nada en los pueblos, hoy hay más muertos, más desaparecidos. Decidieron participar con el fin de hacer visibles los problemas reales de los pueblos y que puedan salir a recorrer el territorio planteando la necesidad de organizarse desde abajo y a la izquierda con quienes por años han estado luchando de manera aislada. Entonces lo principal no son los votos sino la organización abajo, que pueblos indígenas y sociedad civil puedan construir juntos una fuerza real capaz de reestructurar a México.

El periodista recordó que durante la Otra Campaña también se recorrió el país llamando a la organización, sin llamar a votar o no votar, así que preguntó cuál es la diferencia entre esa iniciativa de 2006 y lo que se está haciendo ahora. Marichuy dijo que se trata de continuar lo que los zapatistas hicieron en la otra campaña, y no hacerlo de manera simbólica sino ir por todo, por eso están haciendo el proceso de registro para participar de forma independiente, no como un partido político, y lo harán al modo de los pueblos, sin prometer cosas que no se van a cumplir, buscando la organización.

Sobre las agresiones que sufren los pueblos indígenas, entre ellas los grandes proyectos mineros y de infraestructura, se le preguntó si se puede resistir a ellos desde una campaña como la suya. La vocera respondió que el objetivo es organizarse para ya no permitir ese despojo del que son objeto los pueblos indígenas, a quienes se les imponen proyectos pese a la oposición de los pueblos. Dijo que ya no van a permitir esas imposiciones que se hacen de manera legal o ilegal, y muchas veces recurriendo a la violencia, y que son las que permiten que el capitalismo siga existiendo, por eso su propuesta es anticapitalista. Reitero que lo principal es organizarse, independientemente de si se vota o no.

A Marichuy se le preguntó si son ciertas las afirmaciones de quienes dicen que una candidatura como la suya divide a la izquierda y le resta votos al candidato que sí tiene posibilidades de ganar. Ella dijo que no hay izquierda en la lucha electoral, que lo que se plantean la organización no sólo de los pueblos indígenas y eso es algo que no pasa en los partidos, que ellos están luchando por la vida para todos. Dijo que tienen claro que su objetivo no es dividir, que dieron este paso porque no están de acuerdo en que se les siga robando a través de programas de gobierno disfrazados de ayuda.

Ante la afirmación de que están luchando por la vida se le hizo la pregunta de a qué se refieren con esa frase. La vocera dijo que se refieren a que quieren seguir existiendo como pueblos, con sus recursos y sus territorios, que siga existiendo la organización que tienen al interior de sus comunidades y que a los pueblos se les respete, que dejen de verlos como objetos a quienes se les tiene que decir lo que deben hacer. Lo que quieren es la vida para todos y que haya tranquilidad, respeto y recuperar lo que se ha perdido para dejar de estar aislados. Dijo que muchas veces son los partidos los que dividen a la gente, por ejemplo, en el caso de los problemas por los límites territoriales, la falta de interés del gobierno en resolverlos ocasiona el enfrentamiento entre comunidades.

A la pregunta de cuál ha sentido que ha sido la reacción de la sociedad ante su postulación como candidata, Marichuy respondió que ha habido gente que está de acuerdo y lo ven con esperanza, por lo que esperan que en el camino se vayan sumando otras personas para juntos ir sumando la fuerza que permita acabar de raíz con el monstruo que los está acabando a todos.

Luis Hernández mencionó que el lenguaje que la vocera ha usado no es común en el ámbito de las campañas electorales, pues ahí no se mencionan la vida, el amor ni la esperanza; le preguntó si ese lenguaje tiene que ver con su trabajo en medicina tradicional. Marichuy dijo que tiene que ver con lo que se vive al interior de las comunidades, donde sus integrantes se conciben a sí mismos como los guardianes de lo que han heredado, como los guardianes del territorio que le van a dejar a quienes vienen atrás, y que en estos momentos está amenazado por quienes los quieren acabar.


Marichuy dijo que la candidatura implica un esfuerzo más grande que el que ya venía haciendo en su comunidad y como integrante del CNI, que es una responsabilidad que lleva con gusto porque sabe que no va sola, sino que la acompaña el CIG y que en su caminar se irá unificando la esperanza de indígenas y no indígenas.

Comentarios

Entradas populares