Discurso de María de Jesús Patricio , vocera del CIG, en Cuanalá, Puebla. 18 de noviembre de 2017



Compañeros y compañeras de esta comunidad y comunidades vecinas, compañeros y compañeras que nos acompañan también, gracias por este recibimiento y gracias por estar aquí presentes y por escuchar la palabra que trae el Concejo Indígena de Gobierno. 
Al estar escuchando los problemas que ustedes estaban planteando de esta región, todo ese dolor que han tenido por años, todo ese sufrimiento, todo ese despojo, todas esas muertes, todos esos encarcelados, toda esa represión; por eso decidimos dar un paso más allá en el Congreso Nacional Indígena, porque vemos que cada vez está más difícil esta situación. Hemos visto y analizado que los problemas son más graves y que aún los intentos organizativos que tenemos en cada lugar, en cada comunidad, en cada región son más fuertes, somos más reprimidos. Y entonces dijimos “pues tenemos que dar un paso más allá”.
Y sí les quiero decir que nuestros compañeros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional hacen ese planteamiento de irrumpir en este escenario político 2018. No para llegar y estar allá arriba, sino para que nos sirviera de visibilizar la problemática en nuestras comunidades indígenas, en las regiones, en todo el país. Que se viera que no es cierto que están resueltos los problemas, que se viera que hay más muertos, más desaparecidos, más asesinado, más represión. Que se viera la voz de los pueblos a través del Concejo Indígena de Gobierno, que se viera la representación de las comunidades y regiones de todo el país. Ellos serían los que estarían dando a conocer la problemática que pasa en cada región, en casa comunidad, en cada pueblo. Ellos serían la voz, ellos serían el Concejo Indígena de Gobierno que estaría gobernando respondiendo al pueblo. El pueblo tendría que estar hablando, el pueblo tendría que estar decidiendo qué se hace. 
Entonces esta propuesta no es una propuesta electoral, es una propuesta organizativa. Urge en nuestras comunidades, urge en nuestras regiones, urge en todo el país, porque las estructuras que tenemos, las estructuras que han diseñado el grande capitalismo son para eso, para despojar a nuestras comunidades, para quitar a sus habitantes y apoderarse de las riquezas que se tienen en cada lugar. Por eso no le importa que haya muertos, por eso no le importa que haya desaparecidos, por eso no le importa reprimir, porque tiene otros intereses. Entonces para eso, ustedes ya lo decían en sus intervenciones, tiene que ser la organización desde abajo, desde nuestras comunidades. 
Tenemos que voltear a ver nuestras comunidades, tenemos que ir a platicar y ponernos de acuerdo cómo defendemos nuestra comunidad, cómo defendemos nuestra región, cómo defendemos este México, cómo lo vamos a reestructurar desde abajo. Solamente poniéndonos de acuerdo todos los que hemos sido masacrados, los que hemos sido encarcelados, los que les han desaparecido sus hijos. Tendríamos que estar escuchando todas esas voces y juntos pensar cómo vamos a construir un nuevo México de abajo, un México que responda  a nuestras comunidades, un México donde se respete la vida, donde se respeten los árboles donde se respete las aguas, donde se respete nuestra tierra, nuestro territorio. Que los habitantes de la comunidad estén diciendo juntos qué es lo que queremos para nuestra comunidad, no que vengan de fuera y nos impongan proyectos de muerte, como hasta ahorita lo han venido haciendo. 
Esa es la tarea principal del Concejo Indígena de Gobierno, por eso estamos recorriendo varias comunidades, porque queremos que esa voz de nuestras comunidades se escuche fuerte y que a la vez nos organicemos y defendamos nuestro territorio. Ya alguien decía, si no nos defendemos nosotros, nadie nos va a defender, si no nos organizamos no lo vamos a poder lograr, hermanos.  
Hay veces, cuando vienen periodos electorales, vienen y nos traen regalías y nos dejamos llevar. Todavía hay gente, pues, de nuestras comunidades y nos peleamos hasta en nuestra familia, a veces estamos unos de un color, otros de otro y otros de otro; pero viene la fiesta de la comunidad y estamos todos juntos, ¿o no? Ésa es la comunidad, eso es lo que tenemos que recuperar, esa es la organización. Que nuestras comunidades se vuelvan a afianzar, que nuestras regiones se vuelvan a afianzar, que este México lo afiancemos desde abajo. Ya no vamos a confiar en lo que está estructurado, porque hemos visto que solamente nos ha traído muerte y destrucción en nuestras comunidades. 
Entonces si no nos organizamos para derribar este sistema capitalista de muerte que ha traído a nuestras regiones, si no logramos organizarnos para después del 2018 va a ser más difícil, porque vienen, alguien ya mencionaba, vienen con todo y va a ser después del 2018. Entonces por eso nuestra lucha no es de aquí al 2018, sino después. Ahorita tenemos que aprovechar, hermanos, la tarea principal de nuestros concejales y he escuchado que aquí hay concejales. Esa es la tarea, visitar a las diferentes comunidades de la región, platicar y ponerse de acuerdo cómo van a unirse para poder defender esta región, y así todos los concejales a nivel nacional, ese es su trabajo principal de llevar la palabra e invitar a la organización, solamente eso va a quedar después. 
Entonces más que traerles palabras de aliento, creo que es más trabajo, pues, que es lo que andamos invitando. De que solamente nosotros haciéndonos fuertes, los trabajadores del campo y la ciudad, todos juntos, mujeres, jóvenes, obreros, tenemos que diseñar un México diferente para poder acabar este sistema que ha destruido nuestras comunidades, ha destruido nuestras regiones, ha destruido este México y al mundo, y está en peligro, si no nos organizamos tal vez sea demasiado tarde después. 
Entonces por eso ésta es nuestra participación, ese llamado de que tenemos que organizarnos para defender la vida, la vida en nuestras comunidades, la vida en nuestras regiones, la vida de nuestro México. Porque estás tierras son de los pueblos indígenas, son de los pueblos originarios y nos las están arrebatando, las están envenenando y nos están despojando. Y creo que es el momento de que tenemos que unificarnos para defender esta herencia que nos han dejado nuestros antepasados. Entonces adelante, hermanos de este lugar, hemos escuchado su lucha que han llevado por estos lugares y les decimos que admiramos ese valor, esa valentía para enfrentar al enemigo. Y eso es lo que tenemos que tener en cuenta, que el enemigo está fuera de nuestras comunidades, no está adentro. Tenemos que identificarlo juntos y a través de esa organización a nivel nacional quitarlo, sacarlo de nuestras tierras y solamente lo podemos lograr a través de la organización. 

Gracias hermanos de este lugar.

Comentarios

Entradas populares