Palabras de María de Jesús Patricio Martínez, vocera del CIG, en Zacualpan, Colima. 30 de noviembre de 2017



Hermanos y hermanas de esta comunidad de Zacualpan. 
Compañeras y compañeros que acompañan.
Medios de comunicación. 
Primeramente agradecerles por este bonito recibimiento en esta comunidad y agradecerles por habernos invitado a traerles la palabra del Concejo Indígena de Gobierno. 
Quiero comentarles, sobre todo a los de esta comunidad, que el Concejo Indígena de Gobierno surge después de una asamblea celebrada allá en Chiapas, donde han venido caminando por más de 20 años los diferentes pueblos indígenas de México. Veinte años años hemos caminado juntos compartiendo esos dolores, esas tristezas, ese caminar en las diferentes regiones de donde somos parte; y ahora que cumplimos 20 años, justamente allá celebrando el quinto congreso en Chiapas, reflexionamos y vimos que los problemas que teníamos en la diferentes comunidades que conformamos este espacio que es el Congreso Nacional Indígena, vimos que estaba peor la situación. Que había una fuerte invasión de nuestras tierras de proyectos que iban despojándonos de los recursos naturales, agua, despojos en cuanto a la minería. 
Qué bueno que aquí han logrado organizarse y no permitir, pero hay otras comunidades que sí han sido despojadas, han sido contaminadas esas aguas que tienen. Hay tierras que están ahorita, que hemos recorrido todo este sur del país, hemos visto y escuchado los diferentes dolores de los pueblos por donde vamos pasando y justamente lo que se analizó es lo que han venido diciendo y platicando, de que cada vez hay más despojos y más represión ante los intentos de organización, más encarcelamientos, muertos, desaparecidos. Y esos problemas que se vieron en este quinto congreso fue lo que hizo que pensáramos qué íbamos a hacer, que si íbamos a seguir permitiendo que nos siguieran robando nuestras riquezas que teníamos en nuestras comunidades, en nuestros pueblos, en nuestros territorios. Entonces se piensa y se dice que era necesario participar en este proceso electoral 2018, no para ocupar un cargo público y estar allá arriba y seguir dominando como nos han venido dominando, sino para visibilizar esa problemática, la que se dijo. 
Esa problemática que no se dice y esa problemática que ahí está presente y que nuestros pueblos están sufriendo y están pasando fuerte represión ante los intentos de impedir que sigan despojándolos. Entonces se dijo vamos a participar después de que se consultan a las diferentes comunidades que participamos en el Congreso Nacional Indígena. Fuimos a pedirles su palabra, qué opinaban sobre esta propuesta, qué pensaban sobre participar, y la mayoría de estas comunidades que fueron 523 a las que les preguntamos, nos dijeron que estaban de acuerdo; que sí era necesario y urgente, porque nuestras comunidades estaban en peligro, que se había desatado una fuerte guerra contra las comunidades para despojarlas y desaparecerlas, por eso no había este interés por querer solucionar los problemas de las comunidades. 
Hay comunidades enteras que tienen años queriendo resolver la situación de la tierra y no hay para cuando; al contrario, hay más represión y menos se les da una atención. Entonces dijimos sí vamos a participar pero será a través de un Concejo Indígena de Gobierno. Un Concejo que estaría integrado por diferentes hermanos indígenas de los diferentes pueblos de México, esos concejales serían los que estarían conformando ese gran Concejo Indígena de Gobierno, y que aquí están presentes algunas compañeras miembros concejalas de este Concejo Indígena de Gobierno, y que a la fecha van 154 concejales. Ahorita nada más están unos poquitos, pero son varios y más que están agregándose. Hay comunidades que están analizando y viendo a quién van a proponer para que integren a este Concejo. 
¿Entonces por qué se propuso que fuera un concejo? Porque los pueblos dijeron que se vean los problemas, pero también vamos a organizar algo diferente, algo que surja desde abajo. Porque los problemas solamente los va a poder resolver las mismas comunidades, no va a haber de veras una respuesta de arriba si no hay una organización de abajo. Entonces nuestra propuesta, por eso a veces no se entiende, porque es diferente a los partidos, porque no queremos solamente participar para llevar a alguien y que se quede allá arriba, sino queremos que haya una organización desde abajo, desde las comunidades, que seamos nosotras mismas las que nos demos la mano y que juntos busquemos cómo le vamos a hacer para resolver nuestros propios problemas, cómo le vamos a hacer para proteger nuestras tierras y ya no las sigan despojando por este sistema capitalista. 
Entonces esa propuesta es colectiva, es de todos los pueblos, y este Concejo Indígena de Gobierno es el que estaría obedeciendo al pueblo organizado. Entonces si queremos que nuestras comunidades sigan existiendo con sus aguas, con sus árboles, con sus riquezas que tienen en la tierra y territorio, pues solamente lo vamos a lograr organizándonos, dándonos la mano. Acabamos de bajar de la sierra de Manantlán, de Ayotitlán, donde también hay ya tres concejales nombrados, y hay otras comunidades acá para la Sierra de Manantlán que son Cuzalapa, Chacala; entonces, yo les decía y les platicábamos, si toda esta región se organizara, las comunidades, y juntos le pensaran cómo hacerle para proteger y que no siga avanzando este capitalismo destructor que quiere acabar con las comunidades y quiere sacar a los habitantes de las comunidades, y nosotros como miembros de comunidades le estorbamos al capitalismo, por eso no le importa que haya muertos, por eso no le importa que haya desaparecidos, encarcelados. 
Entonces solamente lo que ha traído es esa destrucción, por eso pensamos que nuestra propuesta es que como hermanos, como pueblos indígenas, tenemos que organizarnos desde abajo, desde nuestras comunidades; y como es una propuesta que no sólo es para los pueblos indígenas sino para todo México, porque pensamos que el día que las comunidades indígenas, sus aguas se contaminen, también va a afectar a los hermanos que están en la ciudad. Entonces nuestra lucha es más amplia, una lucha que surge desde los pueblos pero que es para todo México. 
En esta lucha tenemos que estar organizados y unificados, comunidades indígenas, pueblos indígenas, con hermanos de la ciudad que serían maestros, jóvenes, mujeres, todos. Todos tenemos que pensar juntos cómo vamos a reconstruir este México que cada vez lo están acabando los que solamente piensan en el dinero, que solamente piensan en el poder del dinero para despojar a los que menos tienen. Entonces, esta propuesta por eso es diferente. Por qué no pensar que puede haber algo diferente, por qué no pensar que puede surgir realmente esa organización desde abajo y que juntos luchemos por este México. Por qué no pensar que las comunidades juntas y dándonos la mano, podemos defender nuestras tierras, nuestros territorios, nuestros árboles, nuestras aguas, y juntos con nuestros hermanos que están en la ciudad y que también han venido luchando, pues que juntos pensemos qué México queremos, cómo lo vamos a reconstruir desde abajo. 
¿Por qué? Porque nuestra propuesta no es solamente de aquí al 2018, nuestra propuesta es después del 2018, cómo vamos a quedar después del 2018. Entonces ese llamado que hacemos a esta comunidad como hermanos que somos, de que pensemos que nuestra palabra que ha sido por años ignorada, olvidada, abandonada y despojada, que es el momento de que los pueblos hablen, es el momento de que los pueblos nos unamos y juntos peleemos por la vida de todo México y el mundo. Porque este sistema destructor no solamente va a acabar a los mexicanos, va a acabar a todo el mundo y lo estamos viendo y los estamos sintiendo con los cambios que se están sintiendo ya, que las lluvias ya no son como eran antes, los calores y los fríos todos tienen una causa. Entonces, hermanos de aquí de Zacualpan, eso es lo que nos hizo pensar de que teníamos que dar un paso más adelante para luchar por todos y porque queremos seguir conservando lo que tenemos, y porque atrás vienen muchos niños que es a los que les vamos a heredar lo que nosotros sepamos realmente cuidar y no permitir que se lleven esas riquezas tan importantes que tenemos en nuestras comunidades. 
Entonces lo que queremos es que el pueblo organizado sea el que mande y el gobierno sea el que obedezca; y es algo que ya se viene viendo en las comunidades cuando se le da algún cargo a los que representan alguna comunidad. Si éste no responde de acuerdo a las necesidades de la comunidad, las asamblea lo quita y pone a otros, y eso es lo que queremos hacer pero en grande, para todo México. Por eso queremos y soñamos, y tenemos todo el entusiasmo de que los pueblos queremos seguir existiendo, queremos seguir conservando lo que tenemos y sobre todo que somos los responsables de cuidar eso que nos han heredado, y tenemos la obligación de cuidarlo para pasárselo a los que vienen atrás. 
Entonces es un llamado hermanos de aquí a que nos demos la mano y que nos olvidemos de todo lo que a veces viene a separarnos, viene a pelearnos entre nosotros. Que pensemos que si no nos damos la mano nuestras comunidades van a desaparecer; que si no logramos ponernos de acuerdo para defender nuestra autonomía en cada comunidad, en cada pueblo, en cada región, nadie más lo va a hacer. Entonces esa es nuestra invitación, por eso se decidió participar en este proceso electoral, pero esto va mucho más allá del 2018 y esta propuesta es una propuesta en donde queremos que haya vida y vida para todos. 

Gracias hermanos. 

Comentarios

Entradas populares