Palabras de María de Jesús Patricio Martínez, vocera del CIG, en CHAPULTENANGO, CHIAPAS. 14 de diciembre de 2017


Buenas tardes hermanas y hermanos de Chapultenango, Concejalas y Concejales, medios que acompañan. 
Precisamente con la participación que tuvieron nuestros hermanos y hermanas concejalas y concejales, ese ha sido el caminar del Congreso Nacional Indígena, ese Congreso Nacional Indígena que surge en 1996, donde se platicaron los diferentes pueblos indígenas que se dieron cita y se platicaron esos dolores que tenían en cada lugar, en cada pueblo, en cada estado, ahí fue donde nos dimos cuenta que los pueblos indígenas estaban sufriendo. Teníamos diferentes problemas y por eso se pensó, no podemos estar separados, tenemos que caminar juntos, tenemos que buscar un espacio donde nos encontremos, donde sigamos viéndonos, donde sigamos pensando juntos cómo nos hacemos fuertes para no permitir que nos sigan destruyendo, y por eso se crea el Congreso Nacional Indígena; es un espacio donde se encuentran todos los pueblos, donde estamos juntos somos asamblea y cuando estamos separados somos red, así como una asamblea de una comunidad, cuando están juntos toman acuerdos y toman decisiones, y luego ya se separan y se llevan a la práctica todos esos acuerdos. 
Entonces, ahora que se cumplieron estos veinte años otra vez nos volvimos a encontrar en el Quinto Congreso, y ya comentaban nuestros hermanos concejales, vimos otra vez la situación de nuestras comunidades, de nuestros pueblos, de nuestras regiones y vimos que estaba peor. Aquí nos manifestaron claramente el despojo como lo han llevado en esta comunidad, así como están despojándolos a ustedes de esta tierra, de estas riquezas, están contaminando sus aguas, les están cortando árboles, así está pasando en las demás regiones que conforman el Congreso Nacional Indígena. Y vimos que ante los intentos organizativos había represión, había encarcelados, había muertos, había desaparecidos, y entonces vimos y hemos visto que están de la mano gobierno y crimen organizado, y que son los que han metido temor en las comunidades ante los intentos organizativos, son los que han estado de la mano para despojar a nuestras comunidades, para llevarse nuestras riquezas, para contaminar nuestras aguas, para despojarnos de esas tierras tan valiosas que se tienen en nuestras comunidades. Por eso dijimos ya no estamos de acuerdo y vamos a participar en este proceso electoral 2018, para que nuestros pueblos se vean íntegros con esos problemas reales que se tienen en las comunidades, que no solamente se vea el folklore, que no solamente se vea lo bonito de los pueblos sino que se vean sus problemas, y se vea que están sufriendo nuestros pueblos, que ya no estamos de acuerdo que nos sigan despojando de esas riquezas, que no estamos de acuerdo que nos sigan metiendo esos megaproyectos; aquí comentaban de los pozos petroleros que piensan poner, en este caminar que hemos dado en estos días desde Chiapas hasta México hemos escuchado los diferentes dolores de los pueblos y nos han dicho, la gente grande sobre todo, que esas tierras que les heredaron están  para pozos petroleros, para minas, para hidroeléctricas, para gasoductos, eólicas, presas, que quieren despojar a comunidades de sus aguas que le dan la vida. 
Hemos escuchado el dolor también de las mujeres cuando les desaparecen un hijo, una hija, cuando les encarcelan a sus familiares por defender la tierra, hemos escuchado también de compañeros y compañeras de las ciudades, porque en ese caminar que hemos dado también hemos visitado hermanos de la ciudad, organizaciones que están luchando también porque quieren seguir viviendo, quieren seguir existiendo, y hemos escuchado como hay desaparecidos, como hay encarcelados; entonces esta propuesta, hermanos y hermanas es por eso. Decían al principio, tenemos que organizarnos, es una propuesta organizativa, es el mensaje que estamos llevando por donde vamos caminando, si no nos organizamos desde donde estamos, desde abajo, desde nuestras comunidades, desde nuestras regiones, no vamos a sobrevivir. Tenemos que reforzar nuestras comunidades, solamente nosotros podemos defender nuestra comunidad, y claro ha sido a través de quienes nombramos y nos representan, pero si éste que nombramos y nos representa no cumple la palabra de una comunidad es alguien que está en contra de nuestra comunidad, y tenemos que quitarlo y poner a alguien que realmente fortalezca nuestra comunidad. 
Así también este Concejo Indígena de Gobierno es una propuesta organizativa desde nuestros pueblos, es la voz, es la presencia. Los concejales que están nombrados de aquí son los que van a llevar la palabra a otras comunidades, que otras comunidades se enteren que Chapultenango también tiene problemas, que también le están despojando sus tierras, que también les están imponiendo proyectos que no están a favor de la vida de la comunidad, que están con el fin de destruir a la comunidad; entonces los concejales son esa semilla organizativa en cada región, son los que van a salir a las diferentes comunidades y son los que van a ir articulando esas luchas, y juntos con el Concejo Indígena de Gobierno a nivel nacional, son los que vamos a dar esa lucha desde abajo, que es lo que se tiene que hacer, ya no tenemos que estar confiando que va a venir  de arriba la solución a nuestros problemas porque lo hemos visto por años, ustedes mismos lo han dicho, y sigue igual la situación o peor, peor porque nos están despojando nuestras riquezas. 
Entonces no va a venir de arriba el cambio, va a venir de abajo, pero tenemos que construirlo, tenemos que pensar cómo le vamos a hacer para fortalecer nuestras comunidades, fortalecer nuestra región, fortalecer México, y en este México no solamente están los pueblos indígenas, también están nuestros hermanos que viven en la ciudad y que también están sufriendo, por eso creemos que tenemos que ir articulando todas esas luchas y construyendo un nuevo México desde abajo, pueblos indígenas y sociedad civil. Por eso pensamos que esta propuesta que surge desde nuestros pueblos es una propuesta para todo México, y en México estamos todos, hombres y mujeres, trabajadores del campo y la ciudad, maestros, doctores, artistas, todos pues. 
Entonces por eso por donde vamos caminando nuestra palabra es ésa, tenemos que organizarnos desde abajo, tenemos que construir algo fuerte desde abajo, donde participen hombres y mujeres, no pueden quedarse ya las mujeres a un lado, tienen que caminar junto. Tenemos que construir este México desde abajo, juntos hombres y mujeres. 
Entonces pues es una propuesta de trabajo, por eso cada vez que vamos y visitamos las  comunidades les decimos no les traemos despensas, no traemos ayudas como dan los partidos, porque nuestra propuesta no es de que vamos a llegar arriba, sino que queremos construir algo nuevo desde abajo y lo tenemos que hacer entre todos, a nuestros modos, a nuestros tiempos, a nuestras formas, consolidando la región donde estamos, ¿entonces qué es lo que queremos, hermanos? Que el poder lo tenga el pueblo, que el pueblo sea el que decida y el gobierno sea el que obedezca, solamente así va a ser posible este cambio, solamente así vamos a lograr parar todo este despojo que está acabando con nuestras tierras y territorios, solamente así vamos a poder darnos la mano y juntos construir esas comunidades, esas regiones, esos pueblos desde abajo. Entonces, lo que les traemos, hermanos y hermanas, es trabajo de que tenemos que pensar en nuestra comunidad, cómo nos vamos a hacer fuertes para ya no permitir que nos sigan imponiendo planes, programas, proyectos que no queremos, solamente así vamos a poder defender nuestras comunidades de que ya no sigan siendo despojadas de sus tierras, de sus aguas, de sus árboles, que no les impongan proyectos desde fuera, que solamente han traído destrucción y muerte. 
Es lo que estamos pensando los pueblos indígenas que hemos caminado en este espacio que es del Congreso Nacional Indígena y que hoy lo ponemos a consideración de los demás hermanos indígenas, si están de acuerdo en que juntos caminemos y construyamos un nuevo México desde abajo, y yo creo que sí lo podemos hacer, hermanos, porque una muestra es que ya tenemos más de 500 años y no nos han acabado, aquí estamos y vamos a seguir. 
Dicen pues que los pueblos indígenas son personas que no pueden gobernarse, que no pueden decidir, que tienen que decidir otros; hoy vamos a demostrar que somos capaces y que vamos a defender la vida, y al defender la vida vamos a defender todo lo que integra esa vida para nuestras comunidades. 
El día que nuestra tierra se acabe nos vamos a acabar todos, por eso pensamos que si no nos organizamos y salimos adelante juntos, fortaleciendo nuestras comunidades, nadie más lo va a hacer, lo tenemos que hacer nosotros. Por eso en este recorrido que vamos dando, hermanos y hermanas, es éste el mensaje, un mensaje de vida, un mensaje donde tenemos nosotros que organizarnos para defendernos nosotros mismos dándonos la mano, confiando en el que está al lado, olvidándonos de lo que nos han hecho perder los partidos, dividirnos; a veces estamos peleados entre familias que porque soy de un color, soy de otro, pero cuando hay una fiesta estamos todos juntos, ¿o no?. Eso es lo que tenemos que retomar, compañeros, hermanos y hermanas, tenemos que reforzar nuestras comunidades, tenemos que unirnos, tenemos que olvidarnos de los diferentes partidos, porque es lo que nos han hecho, dividirnos entre nosotros, tenemos que recobrar nuestra comunidad como es. ¿Para qué? Para seguir viviendo, seguir existiendo y seguir teniendo esas riquezas que tenemos y así poderlas heredar a quienes vienen atrás, porque si no, vamos a entregarles ya una tierra destruida, quizá ya ni sea nuestra si no logramos organizarnos y defender esto.
Ése es el mensaje que les traemos, es el mensaje que estamos llevando de que tenemos que organizarnos, tenemos que pensar cómo vamos a lograr quitar ese sistema capitalista que nos está acabando, y sí podemos hacerlo, hermanos, por eso nuestra lucha va mucho más allá del 2018, es una lucha, es una organización que tenemos que llevar después del 2018, que es cuando se va a venir más fuerte ese despojo y destrucción de nuestros territorios. Entonces preparémonos, dicen nuestros hermanos, porque ahí viene la tormenta, preparémonos. ¿Y cuál es esa preparación?Organizarnos, pensar desde nuestras asambleas, desde nuestras formas como tomamos decisiones, cómo le hacemos para que ya no nos sigan despojando. 
Entonces, hermanos, esa es nuestra palabra, y esa se las dejamos, ustedes piénsenla, analícenla, y si están de acuerdo caminemos juntos. 

Adelante hermanos.  

Comentarios

Entradas populares