Palabras de María de Jesús Patricio Martínez, en Valladolid, Yucatán. 20 de diciembre de 2017.


Buenos días compañeros, compañeras, hermanos, hermanas, medios que nos acompañan de esta región.
Justo lo que decían nuestras concejalas y concejales, nuestra propuesta es diferente, no es como la que estamos acostumbrados a ver en los partidos, ¿por qué es diferente? Porque vemos que todo eso que ha caminado y como hemos visto, que solamente los vemos cada tres años, cada seis, es lo mismo, sólo hay cambio de personas pero no hay cambio abajo, y eso lo hemos constatado al caminar por estos diferentes estados del país que ya hemos recorrido y que nos han hecho saber los habitantes que los territorios están agonizando, que nuestras tierras están siendo despojadas de sus riquezas, que lo único que han dejado estos proyectos capitalistas es destrucción y muerte en las comunidades, es contaminación de esas aguas, es destrucción de esos árboles, es contaminación, es división al interior porque luego van ganando unos y los ponen contra otros y se empiezan a crear los conflictos internos en las comunidades. Es lo que nos han dicho, que no han visto respuesta ante tantos problemas que han presentado las diferentes instancias de gobierno y pareciera que no existen las comunidades, es lo que nos han manifestado, es lo que hemos recogido en este caminar que hemos dado, hemos escuchado sus dolores, hemos escuchado lo que ellos están haciendo, cómo están resistiendo y cómo son encarcelados, cómo son muertos, cómo son desaparecidos. 
Entonces lo que dicen, es que van de la mano, tanto ese despojo por el capital como el gobierno que va quedando y que nada más están cambiando el poder de mano en mano, por eso nuestra propuesta dijimos vamos a participar en este proceso electoral, pero va a ser diferente no va a ser para llegar allá arriba y convertirnos igual que ellos, sino que vamos a construir un poder desde abajo, una organización desde abajo para que esos organizados desde abajo sean los que tengan el poder y los que estén arriba, o sea el gobierno sea el que obedezca a ese pueblo organizado, por eso hemos propuesto un Concejo Indígena de Gobierno, que son diferentes hermanos indígenas de todos los pueblos de México y que sería la representación real, porque ellos son los que son nombrados desde sus comunidades a través de asambleas o la forma como ellos se organizan. ¿Para qué? Para representar a esa región, representar ese pueblo, representar esa comunidad, y esta representación estaría vigilada desde sus comunidades y el día que el Concejo Indígena de Gobierno o alguno de sus miembros no cumpla, la asamblea lo quite y pone otro. ¿Y qué queremos con esto? Que el pueblo sea el que mande. ¿Y cómo va a mandar? Organizándose. 
Tenemos que organizarnos desde abajo, no hay otra, tenemos que construir desde abajo, porque ya vimos que está claro, y aquí lo decían, tienen ciento cincuenta años y no se ha visto nada, al contrario, cada vez hay más destrucción de nuestros territorios, y no solamente de las tierras y de los bosques y aguas, sino que también de la organización propia de nuestras comunidades, de esa lengua, de ese vestido, esa forma propia de organizarse se ha visto afectada por los diferentes colores que cada seis años llegan, y hay veces estamos peleados entre familiares, pasan las elecciones y vuelve la normalidad, y luego viene otra vez y otra vez y no se ve ningún cambio. Nos decían unos compañeros, hermanos indígenas de unas comunidades, es la misma fiesta, cada que vienen las elecciones es lo mismo y se acuerdan que existimos y luego ya queda y se les olvida que estamos y nuestras comunidades están peor. 
Entonces nuestra propuesta por eso surge desde los pueblos y es para todo México. Entonces creemos que esta propuesta es llevar esa voz a las diferentes regiones, ese es nuestro trabajo como Concejo Indígena de Gobierno, de ir a las diferentes comunidades y llevar la palabra, escuchar la palabra de las comunidades y que se vaya enriqueciendo este proceso. Entonces por eso no hay nada hecho que llevemos y les digamos “saben qué, esto vamos a hacer”, porque se tienen que construir desde abajo, se tiene que ir enriqueciendo con las diferentes propuestas que tienen las comunidades, que tienen en la ciudad los hermanos que también están trabajando y que están luchando por los diferentes ejes, diferentes formas de lucha que se tienen. Por eso consideramos que en este caminar no solamente es de pueblos indígenas, sino que es de todos, todos los que veamos que esta propuesta pudiera fortalecerse desde los lugares donde estamos. 
Entonces nosotros como pueblos, y luego en la ciudad, en las organizaciones, con los diferentes sectores que se tienen, juntos tenemos que ir construyendo algo nuevo, tienen que florecer esos pueblos, tienen que florecer esos barrios, colonias, ciudades, regiones, todo México. Les decía en otro lugar: tenemos que ser como esas plantas que nacen y que van creciendo y van floreciendo y van dando frutos. Por eso nuestra propuesta es diferente, decía por ahí un letrero en la UNAM “venimos a hablarles de las cosas imposibles porque de las posibles se habla mucho”, y por eso a veces se dice “es que ustedes no traen ninguna propuesta”, porque es la forma en la que nos tienen acostumbrados. Tenemos que revertir eso, tenemos que consolidar nosotros, tenemos que organizarnos desde abajo y hacer renacer un México diferente, de los diferentes sectores junto con pueblos indígenas. 
Los pueblos indígenas estamos preocupados porque la tierra se está acabando, la están contaminando, la están sacando toda su riqueza y está generando estos cambios climáticos que se tienen. De la región que yo vengo han modificado el ciclo de la lluvia, hay unos invernaderos que están modificando la lluvia, hay veces que está la nube grande justo para caer el agua y de pronto desaparece la nube y ya no llovió, son invernaderos y aguacateras que llegaron ahí y ya se buscó la forma de destruir esos cañones que son antigranizo, pero siguen apareciendo más. Entonces dicen ellos “hemos traído el desarrollo”, las comunidades dicen que no y es cierto, porque se modifica el ciclo de cultivo, allá cultivamos con la lluvia cuando llueve, pero ahora que ya no se sabe si va a caer agua o no, entonces qué hacen, que los campesinos que se deshagan de sus tierras, que las vendan para que alguien se las apropie y ya modifique todo. 
Entonces es lo que esta pasando con nuestras tierras y territorios, que vienen e imponen programas, proyectos. Todo este recorrido que hemos dado nos dicen que hay tierras concesionadas para pozos petroleros, para gasoductos, para hidroeléctricas, para presas donde van a encauzar algunos ríos; eso nos lo platicaban en La Chinantla, que van a encauzar una presa y van a dejar sin agua algunas comunidades, y ahí me pareció importante la participación de las autoridades, porque justo eso hizo que se juntaran para defender esa agua que es la que les da vida a esas comunidades. 
Hermanos, por eso nuestra propuesta, cuando hablamos y decimos que es por la vida, es por eso, porque el día que nuestras tierras se acaben nos vamos a acabar junto con la tierra. ¿Y entonces qué queremos? Seguir conservando la tierra porque nos da de comer, es la que nos abriga, es la que nos da esa vida y cuando nos morimos también nos arropa. Por eso nuestra propuesta es que tenemos que organizarnos para defender a nuestra tierra, defender a nuestra madre. Y en esta propuesta organizativa consideramos que tienen que ir hombres y mujeres, no solamente los hombres, tenemos que participar también las mujeres, hacer un esfuerzo extra y juntos ir construyendo ese México desde abajo; si no participan las mujeres este proyecto no va a servir, esta propuesta no va a servir, tenemos que caminar juntos y juntas, no uno más y otro menos. 
Juntos tenemos que ir reconstruyendo este México para que realmente surja algo de abajo fuerte, que quede mucho más allá del 2018, por eso nuestra participación; decimos no es electoral es organizativa, urge que nos organicemos porque nuestro México se esta acabando, se lo están acabando y lo tenemos que recuperar, lo tenemos que tomar de nuevo en nuestras manos. Es una propuesta del Concejo Indígena de Gobierno, ahorita ya van 154 concejales que van participando en el Concejo Indígena de Gobierno y dentro de ese Concejo Indígena de Gobierno ya hemos trabajado algunos temas que consideramos importantes, donde pudieran participar también hermanos de la ciudad y son nueve temas que nosotros consideramos son importantes, es el de tierra y territorio, el de justicia, el de autonomía, mujeres, jóvenes y niños, personas con capacidades diferentes, trabajo y explotación, migrantes y desplazados y diversidad sexual, son temas que hemos considerado importante trabajar como ejes, como temas y en el camino se tienen que ir fortaleciendo, se tiene que ir naciendo desde abajo. No es que ya traigamos la propuesta ya hecha y decirles por aquí van a trabajar, no, se tiene que ir fortaleciendo desde bajo, por eso tal vez resulta difícil entender la propuesta, pero más que traerles regalos, como decían las compañeras, es traer trabajo; traen mucho trabajo, que es que tenemos que organizarnos desde donde estamos, desde como mujeres, hombres, jóvenes, niños, ancianos, juntos fortalecernos desde abajo para que podamos quedar después, no para ahorita de aquí al 2018, si no cómo vamos a quedar después. 
Es mucho trabajo, es la palabra que hemos llevado a los diferentes lugares, es la que nos han mandatado, por la que nos han propuesto; y es la palabra que les dejamos por este rincón de este país, que es muy bonito. Y gracias por todo este recibimiento, organización que tienen, y los invitamos a caminar juntos desde este lugar.

Gracias hermanos.

Comentarios

Entradas populares