Palabras de María de Jesús Patricio Martínez en Tuxpan, Jalisco. 2 de diciembre 2017


Buenas noches hermanos y hermanas de aquí de Tuxpan, personas que nos acompañan de otras comunidades y los medios de comunicación que se han dado cita, algunos, en esta comunidad.
Quiero iniciar diciéndoles, sobre todo a los de aquí de esta comunidad, que en 1996 se conformó lo que se llama el Congreso Nacional Indígena. El Congreso Nacional Indígena es un espacio de encuentro de los diferentes pueblos indígenas de México y que ese espacio se pensó que era necesario porque los diferentes pueblos indígenas que se juntaron en 1995 a un llamado de nuestros hermanos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, acudieron varios pueblos de México y de Tuxpan, estuve yo presente; entonces ahí reunidos todos los diferentes pueblos indígenas de México empezaron a platicar y empezaron a conocerse y empezaron a exponer toda la problemática que tenían en sus regiones, y yo me sorprendía porque escuchaba y parecía que estaba escuchando los problemas de mi pueblo, los problemas de aquí de la comunidad y yo decía cómo de tan lejos se parecen pues, ¿verdad?, se parecen los problemas que se tienen. Entonces así fueron pasando todos y fueron exponiendo la problemática cada quien de su región y entonces ya ahí, platicando, bueno si sí hay tanto, si nos parecemos tanto en que haya una lengua, un vestido, una forma de organizar propia en cada lugar que se parece y si tenemos problemas propios también que nos vienen aquejando nuestros pueblos, pues no es bueno estar separados, yo creo que es necesario seguirnos viendo, seguirnos encontrando, seguir pensando juntos cómo le vamos a hacer para resolver estos problemas que tenemos. 
Y entonces ya se da en el año del 1996, un 12 de octubre, cuando se conforma el Congreso Nacional Indígena, que es un espacio de encuentro de los diferentes pueblos indígenas, no es una organización sino un espacio, una casa donde los pueblos se sentían que era su propia casa, donde ellos podían hablar y podían pensar juntos cómo le vamos a hacer para ir resolviendo nuestros problemas. Porque no se resuelven, había problemas de tierra, conflictos de tierra que por años se tienen y que se van quedando esos problemas y se van heredando, y son conflictos que tienen años pues, se mueren en veces las personas grandes y sigue quedando ese conflicto. Había problemas de salud muy similares, había despojo también de árboles, contaminaciones de agua, como las que aquí los compañeros de Guadalajara dicen “que cómo este río está contaminado por lo que son el ingenio de Tamazula”, ¿verdad?. Entonces así como aquí hay problemas pues también hay problemas en todos lados y eso hace que nos juntemos y que pensemos juntos cómo vamos a ir caminando y cómo nos vamos a dar la mano para resolver juntos nuestros problemas, y así se constituye ese Congreso Nacional Indígena y hemos caminado por veinte años juntos.
Entonces ahora que se cumplen los veinte años y otra vez se vuelven a encontrar los pueblos en el Quinto Congreso y vuelven a reflexionar cómo estaban nuestras comunidades y entonces empezamos a escuchar, todos a platicar, cómo estaba la situación de nosotros comunidades, que había más despojo, ¿verdad? Más despojo en las comunidades, más megaproyectos que vienen y se apropian de las tierras y que solamente se llevan las riquezas de las comunidades y dejan contaminación. Se comentó también que había problemas más fuertes de salud, más fuertes de contaminación de aguas, tala de árboles, destrucción de comunidades enteras que les pasaba la carretera por la mitad y los separaba, entonces, y se decía que ante los intentos organizativos había más represión, había encarcelados, muertos, desparecidos, represión pues ante los intentos de defender ese territorio. 
Entonces por eso se pensó y se analizó que era necesario dar un paso más adelante para que nuestros pueblos fueran visibles, que se viera la problemática, ¿verdad? Entonces, es cuando se piensa de que era necesario participar en este proceso electoral 2018. Y lo hemos dicho, no tanto por llegar y estar allá arriba pues, sino, ya lo veíamos aquí con la obra de teatro que los muchachos presentaron, sino era con el fin de ir construyendo algo nuevo de abajo, que solamente las comunidades que se organizan y que solamente organizados vamos a poder poner un alto ante toda esta destrucción que está acabando con nuestras comunidades. 
Entonces esa fue la propuesta pues de que íbamos a participar y que iba a ser con ese fin, de construir algo nuevo desde abajo y también visibilizar la problemática de los pueblos, visibilizar todos los problemas, todos esos dolores que están pasando nuestras comunidades. Es lo que se comentó cuando se toma la decisión de participar y entonces se dice “bueno vamos a participar”, pero antes se fue a consultar a las diferentes comunidades que han venido caminando juntos por más de veinte años, y a las comunidades se fue, se consulta y se regresa y las comunidades aceptan y dicen “le vamos a entrar, pero le vamos a entrar de a de veras”. Entonces dicen, “le vamos a entrar, pero le vamos a entrar con un Concejo Indígena de Gobierno”. ¿Y cuál sería el Consejo Indígena de Gobierno? Los diferentes concejales, gente de las mismas comunidades que llevarían la voz de los lugares donde están y que juntos estarían creando un gran Concejo Indígena de Gobierno, que ese sería la nueva forma de cómo es necesario estructurar este país desde abajo, donde el gobierno escuche al pueblo y que el pueblo sea el que decida y el gobierno obedezca. 
Entonces ahorita aquí está una parte de concejales y hasta ahorita llevamos más de 150 concejales de más de 36 pueblos indígenas de todo México, y ellos juntos son los que están conformando ese gran concejo que es el que representaría a los pueblos indígenas. Pero como es un concejo no se puede registrar, tiene que ser una persona, por eso decidieron y eligieron una vocera y esa vocera pues cayó en mi persona. Entonces ellos son esa representación de los pueblos, son la voz, son los que van a llevar la presencia de los problemas que se viven en todo el país y una muestra es que ahora que hemos recorrido los diferentes estados del sur de este país, hemos escuchado con tristeza cómo nos han planteado la problemática que está ocasionando a algunas comunidades de estas regiones. 
Nos platicaban por allá por el golfo, por Veracruz, que hay concesiones de tierra donde les van a abrir pozos petroleros, y están preocupados, pues, por lo que va a pasar. También que les quieren poner, ya caminando, hidroeléctricas; ahí por el Istmo de Juchitán, por Oaxaca, hay las eólicas, y también las personas, los habitantes, los dueños de estas tierras, no están de acuerdo, que porque les están contaminando sus tierras, que porque las hélices, unas aspas gigantes que tienen, que ésas se desprenden y van y caen encima de las casas, y que les están succionando el agua; es lo que nos comentaban. 
Y luego ya subiendo más, llegando a la parte de Oaxaca, también nos comentaban que hay unos ríos que los quieren encausar y crear una presa, y entonces varias comunidades quedarían sin esa agua, ¿verdad? Y luego ya subiendo más, en Puebla, también dicen que las empresas que donde fabrican la mezclilla, que lo que sale en las aguas es agua azul, lo que sale, lo que usan, pues en las empresas, y que están contaminando ahí. También están pensando crear en las tierras de las comunidades indígenas una hidroeléctrica, y que quieren meter más eólicas, ¿verdad? 
Entonces son dolores que hemos venido escuchando los diferentes concejales que hemos caminado juntos, y que, en cada estado, se van sumando, pues. Si estamos en Chiapas, todos los de Chiapas se juntan, que son 36 concejales de allá, y nos acompañan, caminamos en Veracruz, se juntan los que son de Veracruz y nos acompañan, caminamos en Oaxaca, y se juntan los de Oaxaca. Ésa es la tarea de que los concejales que son de cada región, se van a ir sumando en este caminar, porque son ellos los que van a dar la palabra, porque ellos son los que van ser esa semilla organizativa en cada región, son los que van a llevar la voz y son los que van a hacer posible que realmente esta organización surja desde abajo, si realmente queremos acabar con este sistema capitalista que sólo ha traído destrucción y muerte a las comunidades. Es lo que han dicho, lo que hemos escuchado en este caminar, que más que desarrollo, ha sido muerte porque han contaminado aguas, porque han talado árboles, porque han puesto empresas en las tierras sin consultar a las comunidades, y son empresas que han venido despojando. 
Entonces ésa es la tarea de los concejales, de platicar abajo con las comunidades, fortalecer esa organización que tiene que surgir de abajo, y juntos, si se organiza la comunidad, y luego se organiza con la comunidad vecina, y hacemos juntos esa presión, nos tienen que hacer caso y tenemos que lograr que ya no sigan destruyendo nuestra naturaleza, nuestras aguas, nuestros árboles, nuestra tierra, porque eso es lo que da vida a una comunidad. Y el día que se acabe la tierra, nos decían en alguna región, nos acabamos todos, porque sin tierra no podemos existir, sin plantas, sin animales, sin agua, todo eso es lo que da vida a una comunidad. 

Entonces por eso nuestra propuesta no se entiende, o no la quieren entender los de arriba, porque están acostumbrados a que todo tiene que ser a través de un partido, y no Nosotros pensamos que hay una nueva forma de reestructurar esto que está mal, y volver a hacer que surja algo nuevo desde abajo. Y también por eso se pidió que hubiera concejales hombres y mujeres, porque tiene que participar también la mujer, ya no tiene que quedarse solamente en la casa. Tenemos que participar. Tenemos que apoyar en este proceso de reconstrucción de este país si queremos que todo sea diferente. 
Entonces ésta es nuestra propuesta, y ésa es la que vamos llevando por todas las comunidades donde vamos pasando, y vamos escuchando los dolores de las diferentes comunidades. Ellos hablan y nos platican. Y también nos platican cómo se organizan para resistir, ¿verdad? Y hay comunidades de veras que están fuertes, organizadas, y hay otras que no. Pero ésa es la chamba que tenemos. ¿Por qué? Porque esta lucha que hemos emprendido no solamente va a ser de aquí al 2018. Esta lucha, esta organización, tiene que ser para después del 2018, que es cuando se va a venir más fuerte todo, porque siempre cuando hay elecciones vienen y nos vistan, y nos ofrecen, y nos dan, y nos regalan, y nos prometen, pero luego ya queda y se olvida. Pero luego vienen otros seis años y ya vienen otra vez y no vemos que cambie nada, ¿verdad? Hay más pobres y hay más ricos. Entonces solamente se va a poder cambiar esto si nos organizamos, si nos damos la mano y caminamos juntos para hacer algo para que no se siga perdiendo lo que tenemos en nuestras comunidades.
Entonces ésa es nuestra tarea, de construir algo nuevo desde abajo, algo que quede para después, no para ahorita nada más de aquí al 2018, sino después que quede una fuerte organización entre comunidades. Es lo que también es importante mencionar, porque nos han dicho “bueno, es que nada más es para los indígenas”, y no. Es una propuesta que surge desde los pueblos para todo México, y yo creo que también para todo el mundo, porque el día que desaparezcan las comunidades con sus aguas, sus bosques, sus tierras, va a desaparecer la humanidad también. Y ya lo estamos viendo aquí, la modificación del ciclo del agua, que vemos que está la nube, ya va a llover y al ratito, por arte de magia, se desaparece y ya no llueve. Y ha modificado, algunos campesinos han dicho, “es que ya no sabemos si sembramos, porque ya no sabemos si va a llover o no”, ¿verdad? Porque dicen “luego perdemos”. Entonces todo eso está amañado ¿para qué? Para que las comunidades dejen sus tierras, dejen de sembrar, y dependan más de fuera. ¿Entonces qué queremos? Recuperar lo nuestro, fortalecer nuestra comunidad, hacernos fuertes aquí, y quede quien quede, lo que importa es que nos organicemos desde abajo y que salgamos fuertes para lo que viene después. Que lo que háyamos trabajado nosotros le va a quedar a nuestros hijos, y a los hijos de nuestros hijos, pues, ¿verdad?. Entonces por eso nuestra lucha va mucho más allá del 2018.
Y pues ésa es nuestra palabra, ése es nuestro trabajo, es lo que nos han encomendado, y es lo que vamos a seguir haciendo al ir recorriendo las diferentes comunidades de este México. 

Muchas gracias.

Comentarios

Entradas populares