Palabras de María de Jesús Patricio Martínez, vocera del CIG, en Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo. 19 de diciembre de 2017


Buenas tardes, hermanos, hermanas de esta comunidad, compañeros, compañeras y medios que los acompañan.
Primeramente agradecer por este recibimiento que nos hacen, por esos bailes, esos cantos, esos relatos históricos que es importante recuperar porque es lo que le va a dar vida a nuestro caminar, entonces de mi parte y a nombre del Concejo Indígena de Gobierno, les agradecemos este trabajo tan importante que ustedes realizan por acá.
Lo que quiero comentar es, reforzar lo que mis compañeros concejales y compañeras concejalas dijeron, decirles que nuestra propuesta no es una propuesta electoral, es una propuesta organizativa. ¿Por qué organizativa? Porque los pueblos indígenas que hemos caminado en estos últimos 20 años en el Congreso Nacional Indígena hemos visto el sufrimiento, hemos visto el despojo en nuestras tierras, hemos visto la contaminación de las aguas, hemos visto la deforestación de los árboles, hemos visto enfermedades, hemos visto muertos, hemos visto desaparecidos, hemos visto encarcelados a causa de defender esa tierra que nos han heredado, esa tierra que no queremos que se contamine, esas aguas que no queremos que se envenenen, esos árboles que no queremos que se mueran porque es nuestra vida, esas tierras sagradas que vienen y abren y despojan, son las que nos dan vida, son las que nos dan la existencia y se las están acabando los que tienen el dinero, los que tienen el poder.
Por eso nuestra propuesta es diferente, una propuesta que se tiene que fortalecer, se tiene que nacer de abajo, así como las plantas, va la semilla, va la planta, crece, va floreciendo y dan fruto, queremos que otra vez esos pueblos florezcan, que esas comunidades se fortalezcan, y cómo lo vamos a hacer, solamente organizándonos desde abajo, solamente dándonos la mano unos a otros, solamente confiando en los que tenemos al lado, solamente haciéndonos fuertes entre todos. 
Porque ya está claro que de arriba no va a venir el cambio, el cambio lo tenemos que hacer nosotros desde abajo, y tenemos que tener un pueblo que mande y un gobierno que obedezca, solamente así  va a ser posible este cambio, pero esto se va a lograr solamente si logramos organizarnos abajo. 
Es una propuesta que surge desde los pueblos indígenas que hemos visto con tristeza como nuestros territorios se están acabando y están siendo despojados. Estos pueblos queremos la vida para todos, no solamente para los pueblos indígenas, surge desde los pueblos, porque creemos que es necesario renacer de nuevo y no solamente los pueblos indígenas, sino también en las ciudades, los hermanos que están en la ciudad también están sufriendo y nos lo han manifestado, los jóvenes que a veces se van a estudiar y no saben si regresan, los obreros que salen a trabajar cada vez les pagan menos, los doctores, licenciados, arquitectos, todos, todos, todos salimos a las calles y no sabemos si vamos a regresar. Muchos se van a trabajar para conseguir algo que llevar de comer a sus familias y a veces regresan sin nada porque les roban en el camino.
He escuchado aquí que hay muchos jóvenes que se han quitado la vida y es porque hay un contraste, porque hay algo que no está bien, y hay una desesperación de nuestros jóvenes, y hay una desesperación de las madres de familia y los padres por querer que los hijos tengan lo mejor, ¿y cómo lo vamos a conseguir? Organizándonos, hermanos, está claro que quede quien quede es lo mismo, y no va a cambiar si es que no reforzamos nosotros abajo nuestra organización, tenemos que pensar en esa tierra, tenemos que pensar en esos árboles, en esas aguas, en esos centros ceremoniales, en esa organización de nuestros antepasados que pelearon por su tierra, que pelearon por la vida, tenemos que agarrar esa fuerza y ese valor e ir construyendo algo nuevo desde abajo, solamente así va a ser posible un cambio; no lo esperemos de arriba, busquémoslo abajo, busquémoslo en la tierra, busquémoslo en las aguas, busquémoslo en los árboles, conservemos esto. ¿Cómo? Organizados, defendiendo que los megaproyectos que vienen no sigan destruyendo nuestra tierra porque se la van a acabar, y el día que se acaben esa tierra, nos vamos a acabar junto con ella. 
Por eso los pueblos hemos decidido participar en este  proceso electoral, y cuando decimos que no queremos la silla, porque no queremos estar igual que los que están allá arriba, haciendo leyes, reformas, todo contra los que estamos abajo. Entonces solamente lo vamos a lograr si logramos articularnos abajo, pueblos indígenas y hermanos que están en las ciudades, juntos sí lo podemos lograr. Tenemos que confiar, tenemos que olvidarnos de los colores que en veces hacen que nos peleamos entre nosotros, a veces entre familias estamos peleados cuando vienen los tiempos electorales porque son de un color o son de otro, o de otro. Y lo que hemos dicho, hay que recordar lo que somos, antes de ser de un color somos de una familia, somos de una comunidad, somos de un barrio, de una colonia, de una región, de un México, de un mundo. 
Entonces lo que venimos a decirles, hermanos y hermanas, es que nuestro México está en peligro, y si no logramos organizarnos, si no logramos desde entre las ruinas que va dejando este sistema capitalista de muerte, sacar fuerzas y reconstruir a este México desde abajo, va a  ser tarde después porque vienen muchos niños atrás y son a los que les vamos a dejar todo lo que no supimos nosotros construir Entonces, nuestra invitación es que volteemos a ver a nuestros lados y empecemos a platicar y empecemos a pensar juntos cómo le vamos a hacer para reconstruir ese lugar destruido. Y luego ya  se reconstruye éste, y luego ya se reconstruye el otro, y juntos sí vamos a poder lograr, hermanos, esta reconstitución de nuestros pueblos y de nuestro México; y entonces por eso nuestra propuesta no es de aquí al 2018, sino después del 2018, que es cuando ya todo vuelve a la normalidad y entonces ya se vienen de lleno los proyectos que tienen ya vistos en nuestras tierras y territorios.
Entonces pues es una invitación a que tenemos que organizarnos para después, pero ya empezar. Hay que empezar, no dejar, hay que seguir porque esto va para largo, hermanos, pero tenemos que empezar ya, si ya está hay que reforzar y hay que invitar a más.
Esa es nuestra propuesta, que es la que se ha discutido al interior de los pueblos indígenas que hemos caminado en el Congreso Nacional Indígena, y es la palabra que nos han mandatado traer a los diferentes pueblos indígenas, diferentes regiones, de lo que estamos pensando nosotros, entonces es una invitación organizativa. Si están de acuerdo, los invitamos a que caminemos juntos cada quien en su región.

Adelante hermanos y gracias por estar aquí. 

Comentarios

Entradas populares