Palabras de Marichuy en La Peregrina, Candelaria, Campeche. 17 de diciembre de 2017


Buenas tardes hermanos y hermanas de La Peregrina y las comunidades que están aquí acompañando, gracias por estar aquí presentes dedicando un rato de su tiempo, todos tenemos algo que hacer y a veces dejamos de hacer por estar aquí, de mi parte a nombre del Concejo Indígena de Gobierno les agradecemos ese esfuerzo que hacen para estar aquí presentes. 
Les quiero comentar que nuestra propuesta en este proceso electoral es diferente a los partidos, es diferente a como nos tienen acostumbrados de que solamente el poder es a través de un partido. Qué es lo que queremos con esto, y ese fue un mandato que nos hicieron cuando tomamos ese cargo y esa responsabilidad, y fueron los pueblos de México los que nos dieron este cargo y esa responsabilidad, y aquí estamos con ustedes porque fue uno de los acuerdos visitar a las comunidades indígenas de México, visitar a nuestros hermanos llevar la palabra: vayan y díganles, vayan y platíquenles, vayan y escúchenlos y es lo que hacemos, escuchar sus dolores. 
Todo lo que ustedes nos hicieron favor de platicar, lo que están sufriendo estas comunidades de por acá, son problemas que también se viven en otros lugares y esos problemas que se tienen en los diferentes pueblos, comunidades indígenas, son los que nos animaron a participar en este proceso electoral, porque queremos construir algo nuevo, ya decía Sara, queremos construir algo nuevo de abajo, porque ya está demostrado que de arriba no va a venir ese cambio. Quede quien quede es lo mismo, solamente se acuerdan de nuestras comunidades cada seis años, entonces se acuerdan que se ocupa pero luego vienen y nos traen despensas, cachuchas, camisas, no sé, muchas cosas, pero luego pasa, quedan y jamás se vuelven a acordar que están las comunidades, pero luego vienen otros seis años y otra vez ya vienen y traen lo mismo y les prometen y les dicen y así siguen pasando. 
Entonces los pueblos indígenas que hemos caminado en el Congreso Nacional Indígena hemos dicho “ya estuvo bueno, tenemos que hacer algo diferente, como pueblos indígenas que queremos seguir viviendo y queremos seguir conservando lo que nos han heredado nuestros antepasados, que son las tierras, son las aguas, son los árboles, son los animales, son nuestras formas propias de organizarnos y por eso todavía estamos, a pesar de que vinieron a acabarnos todavía estamos aquí”. Una concejala dijo en una comunidad, trozaron nuestros árboles, nuestras ramas, nuestros troncos y vamos a hacer que esos troncos florezcan que vuelvan a surgir esas ramas, que vuelva a dar frutos, y por eso nos mandaron a platicar, por eso nos dijeron, vayan y escuchen, vayan y lleven la voz de los problemas y vayan y digan que nuestros pueblos están sufriendo. 
Entonces, hermanos, esto se trata de construir un México desde abajo, que tenemos que organizarnos como hermanos, como pueblos, como comunidades, como región, como estado, a nivel nacional, tenemos que darnos la mano y reconstruirnos y levantar la cara y levantar la frente, no avergonzarnos porque los indígenas aquí estuvieron desde que llegaron los que vinieron a masacrarnos y aquí vamos a seguir, porque nos vamos a organizar y vamos a reforzarnos desde abajo, vamos a pelear por nuestras tierras, por nuestras aguas, por nuestros árboles, por nuestra organización, por nuestra lengua, todo lo que tenemos, hermanos. 
Ésa es la propuesta de que vamos a construir el poder desde abajo, que el pueblo tenga el poder y que el gobierno obedezca al pueblo. Por eso dijimos que iba a ser un Concejo Indígena de Gobierno donde van a estar diferentes hermanos indígenas, delegados de sus comunidades, donde fueron avalados por sus asambleas, así como en nuestras comunidades cuando hay asamblea y hay un representante, dos tres que nombran y si este representante no cumple hay que quitarlo y ponemos otro, ¿o no es así en las asambleas? Es lo que queremos hacer, pero en grande, por eso se propuso un Concejo Indígena de Gobierno, un gobierno de los pueblos indígenas para México. 
No solamente estamos pensando por nuestros pueblos, sino que estamos pensando por todo México, porque se está acabando, se está resquebrajando, lo tienen secuestrado la gente que tiene el dinero, que tiene el poder y nos han demostrado que solamente ellos allá arriba hacen acuerdos y ya saben a quién le van a dejar, y ya saben quién va a quedar, porque es lo mismo que queda allá, sea el color que sea, entonces qué hace falta hermanos, tenemos que organizarnos abajo, una de las concejalas decía, si hacemos movimiento abajo el de arriba va a caer. 
De eso se trata, hermanos, por eso no traemos despensa, no traemos cachuchas, no traemos lo que les saben dar los partidos, nosotros no somos un partido, somos diferentes, es una propuesta que surge desde los pueblos indígenas que han caminado por más de veinte años junto con nuestros hermanos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y que es necesario construir algo nuevo desde abajo, fuerte, que sea capaz de resistir para después del 2018, que no es una cuestión electoral nada más de aquí al 2018, sino cómo quedamos organizados después del 2018 y estos conflictos que se tienen aquí de la tierra se ocupa organización y se ocupa estar unidos con otras comunidades. 
Aquí escuchaba otras comunidades que dieron también su palabra y que tienen problemas fuertes, si logramos afianzar nuestras comunidad, y luego la otra y luego la otra y nos juntamos y hacemos una fuerza, va a ser fácil para resolver nuestros problemas, pero tenemos que confiar entre nosotros, tenemos que olvidarnos de los diferentes colores que nos han dividido en nuestras comunidades, nos han partido en pedacitos, hay veces estamos peleados entre familias cuando son los tiempos electorales, que no se pueden ver el sobrino con el tío, el hijo con el papá porque son de diferentes colores y es lo han hecho, dividirnos desde arriba, porque eso le conviene al poder, tenernos divididos y peleados entre nosotros para ello facilitar el despojo, ese despojo que decía Sara, y que ha sido un despojo desde años atrás donde se quieren llevar nuestras riquezas que tenemos. 
Entonces qué están esperando ellos, pues solamente que nos acabemos o nos quieren acabar para dejarles facilito que ellos sigan robando todas esas riquezas que se tienen. Entonces de qué se trata nuestra propuesta, que tenemos que empezar a confiar en nosotros mismos, entre nuestros hermanos que tenemos a lado, tenemos que empezar a platicar cómo le vas a hacer para reconstruir nuestra comunidad, para reforzar, para que nuestros jóvenes no los enlelen por allá y ya no quieran regresar con nosotros, de que al rato se avergüencen de ser indígenas, porque luego lo que han metido en la cabeza que los indígenas no sirven, no piensan, no tienen capacidad para decidir y les vamos a demostrar que sí podemos, hermanos, de que se va a construir algo nuevo de abajo, una organización fuerte de abajo que quede después. 
Ésa es la visita con ustedes y con otras comunidades que hemos estado visitando y que hemos escuchado, sobre todo en nuestros abuelos, abuelas grandes, que sueñan pues que sus tierras ya no se la sigan despojando, ya no le sigan contaminando el agua, no sigan cortando los árboles, hay cerros que para algunas comunidades son sagrados, como en Morelos, y cuando pasamos por ahí nos decían “nuestro cerro nos lo están destruyendo y para nosotros ese cerro es sagrado, porque ahí tenemos unas pirámides y sí lo estaban abriendo y poniendo una carretera”. Entonces en cada lugar que íbamos pasando, comunidades manifiestan que no están de acuerdo con lo que está haciendo la gente allá arriba, que está en el poder, y que ellos le abren las puertas al capitalismo para que vengan y se lleven esas riquezas y no les importa si detrás de esa destrucción hay muertos, hay encarcelados, hay desaparecidos, hay enfermedades, hay divisiones, eso no les interesa. 
¿Qué mensaje nos dejan ellos? Que no les interesamos nosotros, que lo que les interesa son las tierras y las riquezas que se tienen en las tierras. Entonces por eso pensamos que la manera como podemos hacernos fuertes, visibles, es organizándonos, es haciendo esa fuerza desde abajo, confiando en que juntos podemos armar algo fuerte y que al rato realmente el poder esté en el pueblo.  Entonces no solamente son nuestras comunidades o pueblos indígenas, también son hermanos que están en las ciudades porque creemos que esto que está pasando en nuestros pueblos es más grande y ocupamos de todos para construir algo nuevo, algo que podamos heredarles a nuestros hijos que vienen atrás. 
De mi parte les agradecemos que estén aquí y les dejamos esa palabra para que la reflexionen en su corazón y que juntos hagamos una gran fuerza a nivel nacional para quedar fuertes después del 2018.

Gracias hermanos.

Comentarios

Entradas populares