Palabras de María de Jesús Patricio Martínez, vocera del CIG, en Hermosillo. 10 de enero de 2018



Buenos tardes, hermanos y hermanas
Compañeros, compañeras. 
Medios que nos acompañan. 
La voz de los concejales que me antecedieron, de la hermana, es la voz de los pueblos, es la voz que nos han mandatado decir por donde vayamos caminando, es nuestra presencia la que va a recoger también sus diferentes opiniones, y hemos caminado y algunas no han sido buenas, y es de todo lo que encontramos, de todo lo que hay, y es bueno escuchar los comentarios porque eso hace que vayamos reforzando este caminar.
Cuando surge la propuesta de participar en este proceso electoral lo analizamos dos días y entre nosotros decíamos, es que por ahí no iba nuestra lucha, por ahí no va, pero después de analizar y discutir que era necesario irrumpir en este escenario político porque nuestros pueblos están sufriendo, porque todos los megaproyectos que están estableciendo en los territorios indígenas no nos están favoreciendo, nos están dañando, nos está dañando las aguas, nos está dañando la tierra, nos está dañando los recursos naturales, nos está dañando nuestra forma propia de organizarnos, nos están dividiendo, nos están partiendo, están acabando con nuestra madre, nuestra madre tierra, la madre que nos viste, la madre que nos da de comer, la madre que nos abraza cuando morimos.
Y nosotros dijimos “no estamos de acuerdo, pero cómo le vamos a hacer. Cómo vamos a hacer para que volteen a vernos a nuestros pueblos y vean que nuestros pueblos están sufriendo, que nuestros pueblos que fueron los originarios de este México y de este mundo lo están acabando lo que no lograron acabar esos que vinieron a invadir nuestras tierras, las están acabando estos gobiernos capitalistas, estos gobiernos, estas personas que tienen relación con el dinero, relación con gente que no quiere a los más pobres porque si los quisiera ya todos estuviéramos bien”. Y entonces los pueblos indígenas que han estado por años aquí no son tomados en cuenta, si son tomados en cuenta pero solamente cuando ocupan del voto, vienen y los visitan y les piden su voto y les dan una despensa, no sé si la despensa dura para seis años, a nosotros no, vienen y ofrecen paraguas y no sé qué más traen, camisetas, cachuchas, todo lo que ustedes han visto y de qué nos sirve a los pueblos, en qué nos ayuda si después de que quedan en el gobierno los pueblos están peor, entonces por eso dijimos vamos a participar y vamos a irrumpir en este escenario político que solamente es de los que tienen el dinero y el poder, los que cada seis años ya saben quien va a quedar, sólo usan el pueblo, sólo desperdician ese dinero.
Entonces dijimos vamos a participar directo, pero con la idea de que volteen a ver a nuestros pueblos y decirles que no estamos de acuerdo en que sigan destruyendo nuestro territorio, que no estamos de acuerdo en que sigan acabando nuestra lengua, nuestro vestido, nuestras formas de organizarnos, que no dañen nuestras fiestas, que no dañen nuestra organización que tenemos de años, y a la vez aprovechar y recorrer y visitar a todos nuestros hermanos, principalmente los pueblos indígenas de México y decirles que es la hora de levantar la frente en alto y agarrarlos de la mano y caminar en esa construcción de ese México de abajo. Los pueblos indígenas creemos que el día en que la tierra se acabe, se destruya, nos vamos a acabar con ella, y nosotros solamente, los que somos esos herederos de esas tierras, que tenemos el deber de cuidarla, cuidarla para los que vienen atrás.
Entonces si vamos a cuidarla, vamos a cuidarla de todos aquellos que quieran despojar a nuestros pueblos, que quieran contaminar, que quieran esas riquezas que tienen nuestras tierras, nuestros territorios, por eso dijimos vamos a participar, vamos a caminar, y vamos a visitar a nuestros hermanos y les vamos a decir si están de acuerdo entonces caminemos juntos en esa construcción, en ese cuidado de esta tierra, ¿cómo? Reforzando nuestras comunidades, reforzando nuestros barrios, reforzando nuestras colonias, reforzando nuestras regiones, reforzando nuestro México. Entonces por eso esta lucha no es solamente la lucha de los pueblos indígenas es la lucha de todos, porque si los pueblos indígenas se afectan, se van a afectar todos.
Entonces por eso nuestro caminar es una llamado a que juntos tenemos que construir un México desde abajo, tenemos que construir ese poder real, que solamente el cambio se va a dar si abajo estamos organizados; no esperemos de arriba, no va a venir de allá, nosotros los pueblos indígenas estamos viendo por todos estos años que hemos estado y que ya decían por más de quinientos años no se ha visto cambio, al contrario, hay destrucción y muerte, hay un exterminio, vemos cada vez los intentos organizativos que se tienen en las comunidades por defender el agua, por defender la tierra, por defender los bosques, por defender la forma propia de tomar decisiones al interior, lo que ha traído es represión, es muerte, es encarcelamiento, es desaparición de hermanos que luchan. Y creemos que no solamente se están dando esos problemas en nuestras comunidades, sino que también están en la ciudades ya y una muestra es aquí, como los niños que fueron muertos, quemados en está guardería, y como si nada pasara no hay justicia y no la va haber porque nosotros no les interesamos a los de arriba, ellos los de arriba que tienen el poder y el dinero están pensando solamente cómo hacer más dinero a costa de todos nosotros los trabajadores que cada vez tienen que buscar dos o tres empleos porque no alcanza el dinero, ahí esta la explotación, por eso hay unos más ricos y otros más pobres, pero esto solamente va a cambiar si nosotros nos organizamos, si empezamos a creer a los que tenemos a lado, las mujeres, los obreros, los doctores, los maestros, los estudiantes, los jóvenes. 
Y nuestro llamado a que esta construcción se va a dar y se tiene que dar de manera conjunta, entre hombres y mujeres, no puede ser ya la lucha solamente de hombres, tiene que ser también de la mujer, tiene que participar en este proceso de reconstrucción. Si no participa la mujer no sirve esta reconstrucción y no es porque el hombre valga menos, ni la mujer, sino porque tiene que ser una lucha conjunta, tenemos que participar ambos y tenemos que ir reconstruyendo este México desde abajo, juntos. Por eso los pueblos indígenas estamos luchando por todos y hemos decidido participar en esto, no tenemos experiencia, pero no se ocupa porque no queremos llegar arriba a ocupar la silla presidencial y quitar al que está ahí y ponernos. No, porque hemos dicho que esa silla está maliciada porque todos se pelean por ella. 
Nosotros queremos construir algo nuevo, algo desde abajo donde el pueblo sea el que mande y el gobierno sea el que obedezca y solamente lo vamos a lograr si podemos organizarnos, si podemos llegar y ponernos de acuerdo, porque hay veces nos han hecho pelear desde fuera. Llegan los tiempos electorales y estamos peleados, hasta a veces en la misma familia, porque somos de un color, de otro o de otro y ellos a gusto riéndose porque nosotros estamos peleando y eso es lo que quieren allá. No les demos gusto, hermanos, busquemos la organización abajo con nuestros hermanos, con nuestros vecinos, con los que viven cerca, pensemos juntos cómo le vamos a hacer para reconstruir este México de abajo.
Entonces lo que les traemos es solamente la palabra, no les traemos cachuchas, camisas o paraguas, tortas, despensas. Lo que traemos es la palabra que nos mandaron decir, que tenemos que organizarnos porque viene una tormenta fuerte y esa tormenta va a llegar después del 2018, cuando ya todo haya pasado, ya quede quien va a quedar. Entonces es esa la invitación, tenemos que sembrar esa semilla, tenemos que hacer que germine, crezca para que llegue a dar fruto, llegue a florecer y solamente lo podemos hacer nosotros, no lo esperemos de alguien más, en nosotros está ese cambio y si lo queremos vamos empezando donde ya está, vamos reforzando, pero no nos quedemos quietos porque allá arriba están avanzando.
Entonces, hermanos, hermanas, esa es la invitación a que tenemos que unirnos, tenemos que fortalecernos para juntos poder derrocar este sistema capitalista que nos está acabando a todos, si están de acuerdo entonces caminemos juntos en esta construcción.
Gracias hermanos

Es nuestra presencia la que va a recoger sus diferentes opiniones es de todo lo que encontramos.

Comentarios

Entradas populares