Palabras de Marichuy en el encuentro con el pueblo Tohono Odam en Pueblo Viejo, Caborca, Sonora. Enero 8/2018


Las fotos no logro saber mero de donde son, creo la caborca2 es ahí donde está ese audio
Buenas tardes hermanos de estas comunidades. Gracias por estar aquí. 
Estamos poquitos pero yo creo que de lo bueno es poco, y ojalá nuestra palabra no solamente se la lleven en un medio, en una foto, sino que se la lleven en su corazón, porque creemos que el andar visitando a las diferentes comunidades de México es para transmitirles lo que estamos pensando nosotros con esta propuesta.
Ya Doña Magda les comentaba pues, somos los pueblos indígenas que hemos caminado en el espacio que los mismos pueblos construyeron hace ya más de 20 años. Este espacio, que nació en el 96 y que fue, en ese tiempo, un llamado que hicieron nuestros hermanos del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional. Ellos, como pueblos indígenas de allá del sur de este México, empezaron a luchar, empezaron a pelear por todos pues, y en el 94 pues ese movimiento que sale a la luz sacude a todo México, y bueno, fue cuando yo me doy cuenta que no solamente estábamos en Jalisco los pueblos indígenas, que de ahí ni siquiera los nahuas nos conocíamos con los wirxaritari, que estamos en el mismo estado.
Antes del 94 los medios de comunicación no sacaban los pueblos indígenas. Después del 94, y con este sacudir, es cuando aparecen ya en la prensa. Entonces pues qué pasó, que este sacudidón que dan nuestros hermanos de allá pues llama la atención de los medios y los gobiernos sobre todo, que luego lo que pensaron que “¡Ah! pues es que quieren dinero”. Y ya llevan sus bolsas de dinero y dan, empezaron a soltar dinero y los proyectos y ahí empezaron los problemas. Empezaron a haber pleitos entre hermanos indígenas: ¿por qué a él si le dan y por qué a mí no? Y el gobierno, feliz. Yo lo digo pues por el de Jalisco, yo creo que pasó así en varios estados, que por allá así nos pasó. Entonces, por una parte fue bueno, pero por otra fue malo. 
Pero, bueno, nosotros a raíz de que surge esa invitación a participar en un Foro Nacional Indígena en el 95, de ahí reunidos la mayoría de pueblos indígenas de México, consideramos que era importante construir un espacio, un espacio propio donde los pueblos indígenas camináramos, donde platicáramos, donde nos pusiéramos de acuerdo cómo le hacemos para entre nosotros organizarnos y seguir caminando y seguir resolviendo nuestros problemas. 
Entonces, este caminar por más de 20 años, ahora que cumplimos 20 años en el V Congreso, es cuando otra vez analizamos y vimos la situación de nuestros pueblos, y vimos que estaban peor, que cada vez había jóvenes enajenados que se avergonzaban de ser indígenas, que salían, estudiaban, se preparaban y ya no querían regresar a las comunidades, hasta se sentían, o se sienten, de la alta pues. También los diferentes megaproyectos que vienen estableciendo en nuestros territorios de nuestros pueblos, que son megaproyectos como las minas que son a cielo abierto y que lo que han dejado es contaminación en las aguas, contaminación en las tierras que luego ya no quieren dar las cosechas. 
Luego, las hidroeléctricas, que lo que han traído es contaminación y despojo del agua de las comunidades. Las  eólicas que están por allá por el Istmo, unos que parecen ventiladores gigantes, que lo que han hecho, cuando se cae la aspa, como es grandísima, cae a veces en los techos de las casas y los destruyen a las casas, también dicen que suelta un líquido que lo que ha venido haciendo en la tierra es contaminarla, entonces ya no quiere producir la tierra por ese líquido que suelta, y también que roba un poco el agua de la tierra. También nos han comentado por allá en el sur que lo que han venido haciendo es una deforestación excesiva de los árboles para poner ahí algunos proyectos o el plantío de los transgénicos, que lo que ha venido a modificar es la siembra de los campesinos y ya no producen el maíz, o se va contaminando la siembra propia de la comunidad y se va acabando, se va acabando y va destruyendo también la tierra. 
También viniéndonos ya para acá, para Veracruz, está la concesión de tierras para pozos petroleros, dicen que hay una concesión para 40 mil pozos y que esto se va a llevar a cabo después del 2018. O sea, ya están ahí las tierras, nomás para que entre el nuevo gobierno y entra a andar ésos. Entonces, ¿qué ha traído ahí?  Pues destrucción del territorio, porque hasta en sus mismas tierras, en el patio, en el corral, fácilmente pueden meterse a abrir y quitarlos o contaminar pues. Y lo que se ha visto en estos problemas que se están llevando a cabo en las diferentes comunidades, en los territorios de las comunidades, es que va de la mano lo que es el crimen organizado por allá pues, lo mismo también en Jalisco, de que son un organismo, lo que se ha visto es que va de la mano con el gobierno para infundir miedo y poder llevar a cabo esos proyectos o megaproyectos que solamente están trayendo destrucción a las comunidades.
Entonces pues todos estos problemas que se vieron, se analizaron, dieron pie para que buscáramos una propuesta diferente: una participación en este proceso electoral 2018 con el fin de visualizar toda la problemática que se tiene en los pueblos, todos los problemas que se tienen; pareciera que no pasa nada en las comunidades y pueblos indígenas, pero está pasando toda esta problemática, toda esa destrucción que está dejando este capitalismo, que más que beneficiar pues nos está perjudicando. Y hay comunidades que se organizan, resisten, a pesar de eso están los muertos, los encarcelados, los desaparecidos, los feminicidios. Todo lo que está pasando no es normal pues.
Entonces dijimos “necesitamos participar en este proceso electoral, pero no para llegar al poder, no ser como ellos”, sí estamos en contra de este poder que tienen unos cuantos y que son los que deciden cómo se van pasando el poder de mano en mano, son los diferentes colores que hay, y bueno, ellos saben quién va a quedar. ¿Y qué hacen? Usan a las comunidades, solamente se acuerdan de ellas cada 6 años, o no sé si por acá pasa lo contrario, pero por allá en nuestra región, así pasa. ¿Y qué es lo que nos llevan en tiempos de elecciones? Lo que ya decían: despensas, paraguas, no sé, botes de pintura, y todo que nos regalan y es dinero del pueblo, y se lucen y los traen, y en veces nosotros caemos en eso y hasta nos peleamos entre familias; estamos peleados por que una familia es de un color, otra familia es de otro y estamos en pleito, y luego ya pasan las elecciones y nuestra comunidad sigue estando mal o pero pues, y al final, tenemos la fiesta de la comunidad, y ahí estamos todos juntos, aunque seamos de los diferentes colores.
Entonces lo que hemos venido pensando en este caminar del Congreso Nacional Indígena, es que tenemos que recuperar nuestra comunidad, tenemos que fortalecer nuestra comunidad, tenemos que ponernos a platicar de que si no reconstituimos nuestras comunidades y nos fortalecemos, vamos a dejar que otros decidan qué hacen en nuestras mismas tierras. Somos dueños, herederos, somos los pueblos originarios y hemos sido invadidos, nos han impuesto otras formas de organizarnos, otras formas de convivir, nos están separando, entre nosotros mismos, que pensemos de manera individual, que no pensemos en la colectividad así como en nuestras comunidades. Entonces hace falta retomar esa vida comunitaria. 
En nuestras comunidades tenemos que fortalecer nuestra propia autonomía. ¿Y cómo va a ser? Pues como cada quien veamos en nuestras comunidades, como fuimos, como nos enseñaron desde antes. Creemos que si logramos organizarnos, fortalecernos las autonomías en cada comunidad, en cada región, en cada estado, no sé, las formas que use cada pueblo; si logramos consolidar esa organización es lo que va a quedar para después, es lo que nos va a hacer fuertes para resistir para lo que viene después, porque ya tenemos más de cien años viendo que pasan los partidos y no hay ningún cambio para nuestras comunidades, al contrario, cada vez están peor nuestras comunidades. 
No sabemos qué va a pasar con los niños si ahorita estamos viviendo toda esa violencia que se está generando, todas las leyes que se están modificando. Las reformas que se están haciendo van con el fin de destruirnos a nosotros porque, yo no le veo, no sé si ustedes, también los pueblos, caminando, platicando, vemos que los pueblos indígenas no figuran pues, no se está respetando el derecho de ser pueblos, que nos están dividiendo, acabando, porque lo que quieren ellos, lo que están viendo, es la riqueza que hay en nuestras tierras, eso sí pues, todo lo que pueden venir a llevarse. Este sistema capitalista pues, los que tienen el dinero, son los que tienen el poder y son los que deciden qué hacen en nuestras tierras, cómo lo hacen, y son los que están metiendo programas que es lo que nos está dividendo cada vez más, que nos estamos peleando y que lo que tendríamos que estar fortaleciendo es que, antes de ser de algún partido o de algún estado, somos de un pueblo, somos de una comunidad y somos hermanos, y tenemos que consolidar esa organización, esa unidad desde nuestra comunidad para haceros fuertes y para no dejar que nos sigan acabando.
No va a venir el cambio de arriba, no lo busquemos. El cambio no se va a dar quitando una persona arriba y poniendo otra, está visto pues. Nosotros que hemos caminado en el CNI pensamos que el cambio va venir desde la organización que logremos hacer abajo, en cada lugar, en cada rincón, en cada comunidad. Por eso nuestra propuesta, más que electoral, es una propuesta organizativa, que solamente así va a haber ese cambio: que logremos organizarnos. Y bueno, aquí en este pueblo binacional, lo que han hecho, por lo que escuché, ponerle interés a que estemos peleados, que estemos divididos, y que cada quien esté peleando por los suyo, nada más en cortito. Entonces es una muestra de esa destrucción que ha habido y a veces  entre hermanos que somos nos depreciamos, sentimos que porque yo tengo más yo valgo más y él no, y es lo que nos han metido y nos están metiendo, y estamos cayendo en eso. 
Y consideramos nosotros en el Congreso Nacional Indígena que tenemos que ser fuertes, nosotros, abajo. Por eso nosotros no vamos peleando por querer estar allá arriba en la silla presidencial, porque es una silla que está dañada y quien llega ahí se convierte igual a los que nos han venido destruyendo. Consideramos que lo más importante es organizarnos abajo, pueblos indígenas y no indígenas, que consideremos que es importante caminar en esta construcción del México donde el gobierno obedezca al pueblo. Por eso nuestra propuesta es una propuesta organizativa, por eso está el Concejo Indígena de Gobierno donde están mandatados diferentes concejales de pueblos indígenas desde sus asambleas, y que la misma asamblea tiene que estar vigilando que caminen bien, y el día que éstos no caminen bien se les puede quitar y poner otros que realmente sirvan a México. Y eso no lo vamos a conseguir de aquí al 2018, se tiene que ir construyendo, se tiene que ir caminando y tenemos que ir pensando juntos cómo le hacemos para volvernos a estar fuertes desde donde estamos, no olvidando esa historia tan importante: que muchos de nuestros antepasados murieron peleando y otros se prestaron también para ser parte de esa destrucción.
Entonces esa es nuestra propuesta, espero que se entienda, que nuestra propuesta es que miremos a nuestros lados, que miremos a nuestros demás hermanos, y que antes de ser de algún color, somos de una comunidad y tenemos que pensar que si no logramos organizarnos nos van a acabar completamente, sobre todo a nuestros pueblos. Nosotros soñamos y creemos que sí lo podemos lograr, que sí podemos parar y decir “aquí, antes de ser de un partido somos de una comunidad, y aquí no vas a entrar si nuestra comunidad no dice cómo vas a entrar”.
Tenemos que hacernos fuertes, hermanos, y sí lo podemos hacer. Por eso nosotros andamos caminando y recorriendo el país, porque soñamos que un día los pueblos indígenas otra vez vamos a volver a ser fuertes y juntos podemos defender nuestro México, y juntos podemos decirles a los destructores de esta nación que ya no estamos dispuestos a seguir dejando que se lleven nuestras riquezas, que nos sigan matando gente, que nos sigan encarcelando injustamente. Hay veces por no hablar la lengua español ya los meten a la cárcel, y no les hacen justicia y ahí los tienen, y ya después con su “ay, discúlpame”. Yo creo que eso, hermanos, ya es tiempo que lo paremos. 
Por eso pensamos que el salir a platicar con ustedes, que ustedes nos digan los pueblos cómo ven esta propuesta. A lo mejor nosotros estamos mal en el CNI, tal vez nos equivocamos y ustedes tienen una mejor propuesta, pero nosotros consideramos que esto que llevamos a los diferentes lugares es la palabra que nos han mandatado llevar. No es una palabra siquiera mía o de Doña Magda, es una palabra de varios, y que antes de salir a los diferentes lugares lo platicamos y lo consensamos, y creemos que solamente organizados vamos a poder salir adelante. Tal vez a nosotros ya no nos toque verlo, pero si lo iniciamos nuestros hijos van a ser los que se van a beneficiar.
Entonces es tiempo de levantar la cabeza, no someternos ante el poderoso. Hay que exigir que nos respeten, porque antes que ellos los pueblos ya estaban, nuestros pueblos ya habitaban este país, este mundo. Y llegaron y nos vinieron a invadir, y vinieron a masacrarnos, vinieron a imponernos formas; todavía lo están haciendo ahora con todos estos megaproyectos, y nos quieren exterminar, nos quieren acabar. Entonces yo creo que es tiempo de que nos demos la mano, de que analicemos esto. 
Es la palabra que les traemos, llévensela en su corazón, piénsenla y si están de acuerdo, pues caminemos juntos en esta construcción que es necesaria para que haya realmente un cambio, un cambio para el fortalecimiento de nuestras comunidades y nuestra región, en este caminar pues que tienen que ir juntos hombres y mujeres, que no solamente hombres ni puras mujeres, sino que tenemos que ir caminando juntos, y solamente así se va a poder hacer este cambio verdadero desde abajo.

Gracias hermanos.

Comentarios

Entradas populares